¿Cómo doy inicio a mis 53 años de vida?

Doy inicio a esta nueva etapa con un inmenso sentido de LIBERTAD.

Es tanto lo que me gustaría escribir al respecto, que no sé por donde comenzar.

Me siento libre en mi espíritu. Me siento cercano a Dios. Ya no tengo conflictos por saber si estoy o no ante la presencia de Dios. Ahora disfruto de poder conocer la voluntad de Dios. No tengo ansiedad sobre el tema ni sobre la autoridad espiritual. Se acabaron los cuestionamientos sobre el Espíritu Santo.

Me siento libre para adorar a Dios. Tengo nuevos deseos para descubrir los tesoros que hay en la Biblia, que es la Palabra de Dios.

Sé que Dios me ama y punto. No lo cuestiono más. Dios me ha quitado algunos engaños y disfruto de la libertad que trae consigo la verdad.

En dos palabras, Soy Libre, y eso es lo mejor que podría pasarme.

Ser movidos por el amor

¿Sabías que estoy participando en un retiro espiritual de 6 semanas? En realidad tiene otro nombre, pero lo vivo como si fuera un retiro precioso, muy inspirador, en este verano del 2022.

Se trata de la Escuela de Educación que imparte Jucum Transforma. Es una especie de Diplomado sobre la cosmovisión bíblica en el tema de la educación.

He sido conmovido, prácticamente cada día, al recibir enseñanzas, oír testimonios y al participar en grupos con compañeros de distintas nacionalidades. Muchos estamos ocupando tiempo de nuestras vacaciones, pero se ha convertido en un tiempo de refrigerio, algo así como un SPA espiritual.

Hoy tuve momentos gloriosos, que me llevaban a decirle a mi esposa: «Ya no doy más». ¿Y qué era eso tan espectacular? Podría decirlo de muchas maneras, pero creo que se puede resumir en que tuve una nueva comprensión del amor… del amor que recibimos de Dios y del amor que damos al prójimo.

Te daré un solo ejemplo… de una historia que escuché.

Capta el escenario: En un jardín infantil ubicado en una comunidad mapuche, una educadora de párvulos -también mapuche- se da cuenta, por acción del Espíritu Santo, que si ella estuviera trabajando en un colegio con gente con más recursos, probablemente iría muy arreglada a trabajar; entonces, piensa, «¿por qué no ir bonita para dar clases a mis niños de mi escuelita rural?». Como consecuencia, en invierno se ponía su delantal de educadora, escogía una buena chaqueta, se ponía sus botas nuevas y se aplicaba un buen perfume. ¡Esa seria una perfecta manera de no discriminarlos!

¿Y cual fue la reacción de los alumnitos de esa escuelita de campo?

Un día los niños de 3 años le dijeron: «Qué lindas tus botas, tía». Y ella les respondió: «Gracias, son nuevas. Me las puse nuevas para venir a la clase con ustedes». (Me hubiera gustado ver la carita de esos niñitos).

La historia no se acaba ahí, pero el punto es que ella quiso darles lo mejor a sus pequeños alumnos, y lo hizo motivada por el amor, por el deseo de demostrarles que ellos son importantes y que también podrían vivir nuevas experiencias.

¡Pero atención! No se trata de tomar la receta de peinarse y ponerse un rico perfume para llegar al corazón de los niños, sino de actuar motivados por el amor. Esto es tan cierto, que en otros medios, por amor tal vez hay que sorprender a los alumnos no vistiéndose tan formalmente. ¡O por amor, les podríamos dar pancito amasado a los que solo comen pan de panadería!

Entonces, no se trata de estrategias humanas, ni de fórmulas. Solo es cuestión de amar. Te invito a comprobarlo tú mismo.

2° Torneo de Ajedrez Infantil

El día de ayer tuvo lugar la premiación de nuestro segundo torneo de ajedrez, en nuestro Block, acá en el Cerro Rodelillo, de Valparaíso, Chile.

Quien ganó el primer lugar ha sido el campeón en las dos competencias que hemos tenido, pero las medallas de plata y bronce fueron para quienes no recibieron preseas en la edición anterior.

Es muy lindo ver el interés de los niños por aprender más de este deporte ciencia. En particular, encuentro genial que me vienen a buscar a la casa para jugar con ellos. Hoy uno trajo a otro vecinito para que aprenda más, así que les enseñamos un par de ejercicios de finales con torres y con dama y torre, y luego jugamos un partido que admitía ayudas de otros y comentarios varios. Fue bueno oír la evaluación de nuevo integrante: «¡hoy aprendí mucho!», dijo con una amplia sonrisa en su carita.

Sinceramente, creo que esta es una actividad de rescate de estos niños, que están tan expuestos a malos ejemplos. Para mí es una obra de bien, que les regalo como representante del reino de Dios en este rincón del gran Valparaíso.

Mi reacción a la película «Nace una estrella» (2018)

Con mi esposa, quisimos ver esta noche en televisión abierta la película «Nace una estrella», protagonizada por Lady Gaga. Como no conocemos bien a esta cantante, en un comienzo creímos que se trataba de la historia de esta artista, representada por una actriz, pero tras investigar en internet (durante los comerciales), supimos que era una tercera versión de una obra que partió en 1937, y que por lo tanto no versaba sobre la vida de Lady Gaga, pero cuya actriz principal era la mismísima y controversial Lady Gaga.

Iniciaré mi reacción indicando que desde un principio vi que se trataba de una historia intensa, que es un punto en común con muchas historias de amor. Es intenso el cómo se conocieron, qué sintieron el uno por el otro, y cómo se van afectando entre sí. Es claro que construyen una nueva historia, llena de colores, de emociones y de aventuras.

Dicho lo anterior, pienso que no basta con tener una historia de amor maravillosa… y eso queda demostrado en la película: se requiere cultivar el amor y tener cuidado en tomar buenas decisiones a fin de sobreedificar sobre una base firme.

Antes de profundizar en eso de las buenas o malas decisiones, quiero hacer un paréntesis para referirme a un punto en el que me identifiqué con el protagonista (Jack, quien llegará a ser el marido de Ally… representada por Gaga). En un comienzo, Jack motiva, inspira, seduce, obliga, presiona o como se diga lo que él hace, a la chica. Le lleva a hacer lo que ella no quiere pero pensando que será para bien. Por ejemplo, la sorprende invitándola a cantar con él en su show, sin previo aviso. La canción resulta ser todo un éxito y ese momento pasa a ser un trampolín en la carrera artística de ella.

Al reconocer este patrón, lo comenté con mi esposa y ella estuvo de acuerdo en que yo he hecho muchas veces eso de impulsarla, de convencerla a hacer algo que si fuera por ella preferiría no dar ese paso. Esto ha sucedido así desde el inicio de nuestro matrimonio y ha continuado hasta hoy.

La cuestión está en descubrir el límite. Es como que si nuestra relación fuera un elástico, habría que saber hasta donde se puede estirar, para no romperlo. Con los años que tenemos de matrimonio, he aprendido a ceder en mis ideas, con tal de no deteriorar la relación; pero en otras situaciones, he insistido con mis iniciativas, que al inicio le resultan incómodas o riesgosas a ella, pero que a la postre las celebra como buenas ideas, que marcan hitos en nuestra historia familiar.

Ahora es tiempo de volver al punto que dejé pendiente: Las malas decisiones que se toman, pueden tener graves consecuencias. Algunos ejemplos de la película, son: la decisión de consumar una relación sin conocer realmente al otro (hoy en la mañana escuché una frase que calza muy bien con esto… «Donde hay hormona, no hay neurona»); la decisión de dejarse controlar por un vicio, como es el caso del alcoholismo; la decisión de decir necedades cuando uno está enojado o pasando por una crisis; y la decisión de mentir en lugar de decir la verdad.

¿Sabes qué? Esta noche yo dejé que la literatura produzca su efecto en mí; permití que este filme me motive a pensar, a sentir y actuar. Te confieso que más de una vez me identifiqué con los personajes, me emocioné con lo que pasaba, sufrí ante las decisiones que tomaban… y antes de dormir, pensé y me puse a orar a Dios relacionando todas estas ideas que me rondaban.

¿Cómo es eso de orar como reacción a una película que de ninguna manera se puede decir que sea una película cristiana?

Ahora que estoy pensando en esto, me acordé que al concluir «Nace una estrella», me acerqué a Ruth, le di un besito y le pregunté «¿Cómo va a terminar nuestra historia?» (ambos coincidimos en que queremos que termine bien). Pues bien, ese fue un punto en mi oración. Le pedí a Dios que nos libre del mal, que nos permita tomar buenas decisiones a fin de acabar bien. Sé que para tener un matrimonio de calidad se necesita dejar de lado la necedad y reemplazarla por sabiduría, y sé también que la mayor fuente de sabiduría que tenemos viene del mismo Dios. Por eso le pido que nos haga sabios, para no pecar contra Él ni contra nuestro propio cónyuge, a quien hemos prometido amar. Esto no es algo fácil y hartas veces lo más natural es dejar aflorar nuestra humana debilidad, pero es ahí donde más necesitamos depender del Señor, para vencer.

No tenía pensado que iba a pasar esto ni que iba a ponerme a escribir a esta hora de la noche, pero creo que vale la pena filtrar todo desde una cosmovisión bíblica, que nos lleve a reflexionar por el bien de nuestra familia, y que en mi caso, me motive a tener cuidado de impulsar a mi esposa, pero sin dejarle cicatrices que haya que lamentar.

¿Cómo es ser papá de Susana Ester?

A modo de introducción, te cuento que hoy, 8 de diciembre, nuestra hija Susana está cumpliendo 17 años de vida.

En su Facebook, hace unos minutos le escribí lo siguiente:

Es cierto, cada semana tengo un nuevo motivo para admirarla. De muestra, te comento la última: Estos días ha estado preparando una celebración de su cumpleaños, con los niñitos del Block donde vivimos. Le he acompañado para invitar a los chicos, explicándoles que será un cumpleaños diferente, algo así como una tarde de juegos y otras sorpresas. No les pide regalos ni nada más que las ganas de celebrar y compartir con ella.

Susana cumpliendo 17 años.

En otras palabras, está planeando una bella actividad que dará mucha alegría a los pequeños con quienes muchas veces ha salido a jugar, a pintar, a hacer manualidad o a recorrer la Quebrada Cabritería que es un rincón verde de Valparaíso que queda a pasos de donde vivimos.

Ese plan se concretará mañana a las 16 horas. No fue hoy porque estuvo en un retiro con jóvenes cristianos… con los Hijos del Viento, con quienes tanto le gusta estar.

Susana tiene muchas ideas como ésta. Tal vez está un poco loca, pero es reflejo de su gran corazón.

Por supuesto, tengo mucho más para escribir, pero acortando la nota, puedo decir que es todo un honor ser su padre. Y estoy seguro que a muchos también les gustaría tener una hija obediente, inteligente, misericordiosa, creativa, ingeniosa y sensible al Espíritu Santo, como lo es nuestra hijita linda, Susanita.

Nota: Si lees esto, Su, que te quede bien grabado que eres muy amada por Dios, por mí, por tu mamá, por tu hermano… y por muchos más.

Terminé de leer la Biblia entera por 5ta vez

Sí, ayer cumplí esa meta que tenía. La vez anterior la terminé de leer cuando estaba en Uruguay, en el año 2017. Considero que me demoré bastante, pero fue bueno culminar este proceso.

Hace algunos meses encontré que en agosto del 2019 me había fijado la meta de completar esta quinta lectura en julio de 2021, así que me puse en campaña, leyendo 5 capítulos diarios.

Me valí de una o dos aplicaciones de Biblia en celular y aproveché los viajes al trabajo para avanzar bastante.

En adelante, no me propongo completar una sexta lectura. Más bien quiero profundizar en algunos temas, como pueden ser los últimos tiempos o el Espíritu Santo.

Sea como sea, valoro conocer más de la Palabra de Dios, la cual me ha guiado y me ha dado el fundamento para forjar mi vida personal y familiar.

Encuentro que es un libro extraordinario. No deja de sorprenderme. Lo recomiendo absolutamente.

Mi hijo Samuel hace poco me envió una foto con la dedicatoria que escribí en una Biblia que le regalé. Ahí le dije que la Biblia era el mejor libro que podía darle.

¿Cómo puedo adorar a Dios?

He leído algunos libros cuyos autores dicen: «Nunca antes pensé escribir un libro sobre este tema». Tal vez llegue un día a decir lo mismo acerca de la adoración.

El pensamiento que inspira esta publicación es el siguiente:

Si no sabes o no se te ocurre cómo adorar a Dios, te sugiero que pienses en algo que haga que Dios sea admirable para ti.

¿Qué te asombra de Él? ¿Qué te sorprende en su forma de ser o de actuar? Tus respuestas serán los mejores y más genuinos motivos para adorarle.

Ahora, si no encuentras muchos motivos, puede deberse a que no lo has conocido tanto o a que no has tenido tantas experiencias personales con Él (tal vez ninguna, puedas decirme).

Te propongo lo siguiente:

CONOCIMIENTO: Conoce lo que dice la Biblia acerca de Dios. Procura hacer un alto al leer la Biblia, para meditar en qué aprendes de Él (cómo es su carácter, cómo se relaciona con los seres humanos, cuáles son sus principios al actuar, qué sentimientos tiene, cuáles son sus propósitos, etc.).

EMOCIONES: Déjate sorprender por lo que descubres. Sé como los hebreos, quienes en la medida en que iban teniendo experiencias con Dios, le iban llamando con nuevos nombres. Por ejemplo, si vieron que Él sana, entonces lo llamaron El Sanador. Eso puede deslumbrar a cualquiera. Incluso estas emociones las puedes tener al oír lo que Dios hace en la vida de otros, al conocer los testimonios o historias que otros puedan contar.

VOLUNTAD: Cuando tu corazón salte de emoción, libera tu adoración, como un acto de tu voluntad. Si descubriste algo hermoso de Dios, adóralo por su hermosura; si comprendiste que te perdona, adórale por ello. Hazlo en la forma que quieras, de acuerdo a tu personalidad, según tu forma peculiar de ser. ¿Quieres levantar tus manos? Pues hazlo. ¿Quieres componerle una canción o pintar un cuadro? También puede ser. ¿Quieres contarle a otro lo que descubriste? ¿Quiénes meditar en silencio? ¡Atrévete a expresar tu adoración!

Te doy un ejemplo.

Ayer y anteayer, estuve leyendo el libro «Pacificadores», escrito por Ken Sande. Muchas veces tuve que interrumpir mi lectura para ir a contarle a mi esposa lo que iba descubriendo. Sinceramente me emocionaba ver de qué forma la obediencia a los principios divinos puede ser tan genial cuando se trata de resolver conflictos interpersonales.

Una de las conclusiones a la que llegábamos era que cuando uno sigue esos principios actúa en el plano de lo sobrenatural, en el plano de Dios, que va más allá de las limitaciones humanas. Por ejemplo, cuando alguien perdona lo que parece imperdonable, cuando alguien ama a sus enemigos o cuando uno opera con sabiduría para resolver un difícil problema, está ejecutando acciones que glorifican a Dios, está sirviendo a su prójimo (aún a los enemigos) y crece espiritualmente.

De esa manera yo adoraba a Dios: con mis palabras llenas de emoción, contando a otros de las maravillas implícitas al vivir de acuerdo a sus propósitos, y también usando mis palabras para exaltar al Señor en mi oración.

Cuando medito en todo esto, concuerdo con el salmista cuando una y otra vez exclama: «¡No hay otro como tú! ¡Sólo tú eres digno de ser adorado!»

No a la violencia contra la mujer

Acabo de vivir una experiencia en que me vi enfrentado a la disyuntiva de dejar pasar una escena de violencia contra una mujer, o de involucrarme.

Así ocurrieron los hechos: Me encuentro en el paradero de calle Quillota, esperando micro para Rodelillo. Dos jóvenes se acercan, vienen discutiendo. Ella no quiere subirse a la micro, pero él va, la toma de la mano y la sube con firmeza.

Ella no quiere sentarse con él, pero finalmente se sientan juntos. Ambos siguen discutiendo y diciendo garabatos. Ella reclama una y otra vez porque le duele como él le toma la mano. Cuando llegan las cosas a ese punto, me pongo de pie, me doy vuelta hacia atrás, les miro y le pregunto a ella: «¿Necesita ayuda?». Ella dice: «No, no, no». Yo me siento y el joven me lanza algunos insultos, que pasaré a analizar:

Que soy viejo. Mi comentario es que quizá alude a que tengo canas, lo que es bastante normal porque ya tengo 50 años.

Que soy chico. Claro, también tiene la razón, porque a lo más, quienes me han medido dicen que mi estatura es de un metro sesenta.

Que soy metido. Desde su punto de vista, entiendo porqué piensa así.

Puedo pensar que me dijo tres verdades pero las dijo en formato de insultos, a los que yo no respondí (ni pensaba hacerlo). Pero lo mejor de todo lo ocurrido es que la violencia hacia la joven cesó radicalmente.

En ese instante pensé que él perfectamente podía venir a pegarme y eso sería fatal para mí, pero afortunadamente nada más sucedió y finalmente bajaron en silencio, sin que yo me diera cuenta.

Antes de bajarme, miré hacia atrás, vi que ya no estaban esos pasajeros y tuve un pequeño diálogo con una señora que fue testigo de lo ocurrido. Ella me dijo que era mejor no meterse porque a uno lo insultan. Yo le dije que no pensaba responder pero que me alegraba notar que después de mi intervención la situación se tranquilizó. Ella dijo que la chica no debiera aguantarle. Yo estuve de acuerdo y agrego que en esos casos, los demás algo tenemos que hacer para frenar la violencia contra la mujer.

Todo esto me da mucho en qué pensar. Pienso que un hombre fue el causante de esta escena de violencia, pero también fue un hombre quien le puso freno. ¿Por qué hice lo que hice? Porque creo que como hombre estoy llamado a eso, y como cristiano, también. ¿Me arriesgué mucho? Puede ser, pero vale la pena el riesgo.

Día del Padre 2020

Fue muy lindo este día. Tuvimos una video conferencia en la mañana con la familia de Ruth, llamé a mi papá para saludarlo, recibí unos regalitos (un suéter y también un corte de pelo, por mi hija de 15 años), participammos de un rico desayuno con torta hecha en casa y más tarde de un almuerzo genial, preparado por mi esposita.

Durante el almuerzo… y antes… y después, tuvimos un grato tiempo cantando canciones cristianas de los 80 y 90… y otras de Diate do Trono que aprendimos en Brasil en el año 2001.

A continuación llegó la hora de hacer el rompecabezas de 1.000 piezas, pero esta vez entre nosotros 4. Hace un par de semanas nos hemos estado entrenando Susana y yo. Reconozco que somos un tanto fanáticos, ya que antes lo armamos nosotros 2 solos 8 horas, pero ahora queríamos hacerlo en solamente 4 horas.

Como pueden ver en la foto, lo completamos en 3 horas y 58 minutos. ¡Fantástico! Fue un regalo para mí, porque yo lo pedí y porque fue un tanto un sacrificio para Samuel y la mamá, pero al final fue positivo para todos celebrar al cumplir la meta.

Feliz de ser padre

Hijos, en la cumbre del Cerro Dragón.

Gracias a Dios soy padre de dos hijos. De Samuel, que ya tiene 17 años y de Susana, que ese año cumplirá 16.

Ser padre ha sido una experiencia maravillosa. Hubo un tiempo en que pensé no casarme nunca para no hacer infelices a mi futura esposa ni a mis también futuros hijos, pero agradezco haber salido de ese engaño y haber conocido a Ruth y tener una hermosa familia con ella.

Me encanta ver que padre y madre somos diferentes y que ambos contribuimos con nuestros aportes a la edificación familiar.

Me encanta apreciar cómo opera la genética y notar cuánto se parecen nuestros hijos a nosotros.

Encuentro que ha sido súper que los hijos fueron mi inspiración en mi veta artística de componer cancioncitas para ellos. El año pasado nuestra hija comentó que antes pensaba que todos los papás le hacían canciones a los hijos, pero desde entonces lo valoró más.

Una de las mini melodías que les compuse dice así:

El papá y la mamá aman mucho a sus hijos,

el papá y la mamá aman mucho a Samuel,

el papá y la mamá aman mucho a Susana,

el papá y la mamá aman mucho a los dos,

el papá y la mamá son el Santi y la Ruth

Dejaré esta entrada hasta aquí, pero desde luego, podría escribir mucho más.

Profesor Bandurria

Reflexiones y vivencias de Santiago Castro Leguizamón.

Crónicas Personales 2.0

Reflexiones y vivencias de Santiago Castro Leguizamón.

Crónicas Personales

Reflexiones y vivencias de Santiago Castro Leguizamón.